Ley de la vida: Por mucho esfuerzo que hagas siempre habrá un amigo que estudie menos y saque más nota que tu.

0

Apocalipsis 19:11

11 Luego vi el cielo abierto, y apareció un caballo blanco. Su jinete se llama Fiel y Verdadero. Con justicia dicta sentencia y hace la guerra.

Lo primero que me llamó la atención es que el cielo está abierto.  Esto significa que el que quiera entender el momento por el que esta pasando y por qué le pasa lo que le pasa, el cielo esta abierto para que busque… si su corazón se dispone a entender.

Allí encontrará discernimiento, revelaciones, secretos y misterios que es necesario resuelva primero en un mundo espiritual, antes de que en el mundo que  usted ve con sus ojos algo pueda cambiar.

Luego, el versículo habla del jinete fiel y verdadero, ¿quién es este? pues Jesús.  Toda la Biblia habla de su fidelidad, Él es la verdad,  y todos sus juicios son justos, así que no es muy difícil entender de quién se habla en este versículo.

Luego noten el orden en el que se escribe el final de este versículo, esto es muy importante. Primero  debe haber una sentencia o un veredicto del cielo antes de ir a la guerra.

Para los que no saben qué significa esto, en resumen es lo siguiente:

  •  Debe primero escuchar lo que Dios dice sobre su problema antes de que ore años por su situación, gastando energía y perdiendo esfuerzos sin ver resultados.

Esto se llama unir el cielo y la tierra para ver manifestada su solución.

Cuando Jesús nos mostró como ejemplo la oración conocida como “El Padre Nuestro” no era para que la repitieramos, sino para que entendieramos el orden en el  que debemos dirigirnos a Dios y cómo hacer efectiva su oración.

Cuando la oración dice “hágase en la tierra como es en el cielo” lo que esta diciendo, entre otras cosas,  es lo mismo que el versículo del que estamos hablando en este artículo. El orden en que debemos dirigirnos a Dios con nuestras peticiones.

Primero debemos ver el juicio que en el cielo se ha dado sobre nuestro problema, para luego con ese veredicto establecer su justicia en la tierra.  Por años hemos tratado de ganar batallas sin el respaldo de Dios.  Creanme,  pueden durar años orando por lo mismo y nada pasará.

En algún punto debemos entender que la falta de resultados no significa que necesitamos poner mas esfuerzo en ello.    Un mayor esfuerzo con cero sabiduría, usualmente se traduce en frustración.

No se necesita poner más esfuerzo, se necesita conocer secretos que sólo el cielo le puede dar.  La revelación produce frutos.

Share.

About Author

Leave A Reply