CÓMO ORAR

0

No saber como orar de forma eficiente muchas veces nos va a conducir por un camino de oración ferviente sin resultados, lo que inevitablemente nos hará encontrarnos con la frustración y los pensamientos sobre un Dios malvado que no nos escucha.

Religiosamente tenemos la tendencia a pensar que un mayor esfuerzo y empeño en la oración va a lograr mejores y más rápidos resultados, pues creemos que todas las oraciones son contestadas, a veces Dios dice que si, otras veces dice que no, otras simplemente hay que esperar, porque el tiempo de Dios es perfecto.

Toda esta teoría es con lo que hemos “crecido” en las iglesias, pero la realidad es otra.

Orar no es solo hacer peticiones a Dios por las cosas que nos preocupan. Orar también  es tomar una posición en el mundo espiritual, una vez yo abro mi boca al mundo espiritual, me esta escuchando Dios, pero también las tinieblas para actuar en oposición.  Así que inevitablemente, me guste o no la guerra espiritual, orar va a generar una oposición.

Esto lo que quiere decir NO ES que debemos dejar de orar para no generar conflicto. Todo lo contrario, lo que estoy diciendo es que la oración de las personas es tan poderosa que necesita una inmediata oposición para que no sea cumplida.  Tenemos el poder de cambiar las cosas con nuestras oraciones.

Este ejemplo lo podemos ver en el libro de Daniel,  donde claramente vemos una oposición que hace que la respuesta de Dios tardara en llegar 21 días debido a la oposición que se generó.

Daniel 10:12, 14 12 Entonces me dijo: “No tengas miedo, Daniel. Tu petición fue escuchada desde el primer día en que te propusiste ganar entendimiento y humillarte ante tu Dios. En respuesta a ella estoy aquí. 13 Durante veintiún días el príncipe de Persia se me opuso, así que acudió en mi ayuda Miguel, uno de los príncipes de primer rango. Y me quedé allí, con los reyes de Persia. 14 Pero ahora he venido a explicarte lo que va a suceder con tu pueblo en el futuro, pues la visión tiene que ver con el porvenir”. 

Lo primero que debemos entender es que Dios escucha tus peticiones “No tengas miedo, Tu petición fue escuchada”  pero hay dos condicionales para que nuestras oraciones sean escuchadas  “desde el primer día en que te propusiste ganar entendimiento y humillarte ante tu Dios.”

  1. Ganar entendimiento.  Este es muy importante porque me ayuda a pedir cosas que están alineadas con la verdad de Dios y no con mi  propia voluntad viciada por mi egocentrismo.  Si Dios escuchara todas esas oraciones egocéntricas este mundo sería un caos pero que el actual.
  2. Reconocer quién es Dios.  Es muy diferente saber que hay un Dios , y otra, creer en lo que Dios puede hacer por mi. Todos en algún momento lidiamos con el conflicto de creer que Dios existe, pero no creer que Él puede ayudarme.

Luego vemos que Dios manda su respuesta a través de un Ángel (se sabe que es un ángel porque así lo explica más adelante este mismo capitulo)  pero lo que dice el ángel es revelador.  Tuvo la oposición de un príncipe. ¿Quién es el oponente en nuestras vidas?  las tinieblas, que están categorizadas por rangos según su poder.  En este caso era un príncipe, es por esto que el ángel tuvo que llamar a alguien de mayor rango que se pudiera enfrentar a este príncipe. Y este es el Arcangel Miguel.

Suena como sacado del señor de los anillos, pero ese es el mundo espiritual lo creamos o no, y esta escrito para que usted lo investigue por usted mismo cuando quiera.

En fin, una vez ganada la batalla se le entregó la tan anhelada respuesta a Daniel, y en ella pudo ver los planes de Dios para su pueblo, es decir, le dio revelación del futuro.

muchas veces recibimos la respuesta de Dios pero no logramos entenderla, pues nuestra egolatría nos impide tener entendimiento, nos impide recibir revelación.  Desaprendamos a orar como siempre nos enseñaron, aprendamos a ganar entendimiento para pedir lo que esta de acuerdo a la voluntad de Dios.  Estas son las oraciones efectivas, estas son las oraciones contestadas.

1 de corintios 9:26 Así que yo no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire.  

Seguir orando  haciendo solo peticiones sin entendimiento es como dice Pablo “luchando como quien da golpes al aire” ciegos sin saber a que le estamos apuntando ni contra qué o quién estamos peleando.

Tendemos a pensar que orar de acuerdo a la voluntad de Dios solo me llevará  a orar por la paz mundial, y que esto no tiene nada que ver con mis problemas de todos los días.  Y yo le digo, ¿en serio usted cree que un papá no se preocupa por los problemas de sus hijos?

Dios sabe sus problemas, y nadie más que él quiere que se solucionen. Lo que pasa es que debe entender la raíz de esos problemas.  Estamos acostumbrados a orar cuando ya vemos el problema a flote, pero no sabemos cómo se origina.

Tener revelación le dirá cuál es el origen de su problema, así ya no se encontrará orando por la infidelidad de su esposo, sino por la iniquidad que hay detrás de todo este problema para quitarlo de raíz y no solo ponerle pañitos de agua tibia.

Hablando de tibieza, dejemos de ser tan tibios, Dios no es tan básico. Es un ser maravilloso y su inteligencia supera todo lo que conocemos.

Isaias 55:8,9

«Porque mis pensamientos no son los de ustedes,
ni sus caminos son los míos
            —afirma el Señor—.
Mis caminos y mis pensamientos
    son más altos que los de ustedes;
    ¡más altos que los cielos sobre la tierra!

Share.

About Author

Leave A Reply